Interacción en las páginas en Facebook de las bibliotecas universitarias españolas / Natalia Arroyo-Vázquez

 

 

Artículo completo

  • El elemento diferenciador de los medios sociales con respecto a otros espacios web reside en que facilitan la comunicación y la participación. En el presente artículo se analizan las publicaciones de las páginas en Facebook de las bibliotecas universitarias españolas desde el enfoque de la interacción en términos cuantitativos y cualitativos. Por una parte se estudian el seguimiento de la página y el número de me gusta, veces que han sido compartidos y número de comentarios recibidos por las publicaciones. Por otra, se examinan dichas publicaciones en términos cualitativos según su temática y contenido.
    Los resultados obtenidos muestran un bajo nivel de interacción y seguimiento en la mayor parte de las páginas, que actúan como emisores de contenidos informativos. Estos datos permiten concluir que en la actualidad no se producen apenas conversaciones ni viralidad, por lo que se recomienda considerar la interacción como un punto clave en la estrategia en medios sociales de las bibliotecas.

 

  • La presencia en Facebook de las bibliotecas universitarias españolas y la publicación con regularidad no garantizan el seguimiento ni la interacción con los usuarios. Los resultados presentados en este trabajo demuestran que existe un amplio margen dentro de la comunidad universitaria para ampliar el número de seguidores, ya que en la mayor parte de los casos apenas representa un pequeño porcentaje de sus usuarios que, en el conjunto de las bibliotecas universitarias españolas, constituye una media del 8,6%.
  • Sigue siendo un reto pendiente para las bibliotecas universitarias atraer la interacción a través de sus publicaciones en Facebook. Los índices de interacción registrados resultan objetivamente bajos, especialmente en cuanto a comentarios recibidos y número de veces que se comparten las
    publicaciones. En la muestra analizada, el 70,8% de publicaciones han recibido menos de 5 interacciones y el 21,2% no ha obtenido ninguna. Por lo tanto no se puede hablar de conversación con el usuario ni de viralidad de las publicaciones y no se podrían calificar estas páginas como auténticas comunidades virtuales. Esto es una muestra del escaso compromiso que las bibliotecas universitarias logran por parte de sus seguidores.
  • Se ha hallado una mayor frecuencia de interacciones cuando se trata de contenidos lúdicos y que aprovechan determinados eventos externos para recomendar contenidos o servicios propios, mientras que es menor cuando se trata de contenidos informativos. Sin embargo, entre las publicaciones con más interacciones se han hallado excepciones y se han encontrado algunas de tipo informativo y divulgativo, lo que impide realizar un retrato robot de las publicaciones
    susceptibles de recibir más interacciones con los datos obtenidos.
    Lo cierto es que en las publicaciones analizadas prima el carácter informativo y apenas se promueven la discusión y la participación, como sugiere Aharony (2012).
  • Este problema para conectar con el usuario no es exclusivo de las bibliotecas universitarias españolas, sino que es compartido al menos con las bibliotecas públicas españolas (Arroyo-Vázquez, 2016) y bibliotecas universitarias de otros países (Gerolimos, 2011; Chen; Chu; Xu, 2012). Los motivos que otros autores han recogido son variados:
    – desconocimiento de la presencia de las bibliotecas en los
    medios sociales;
    – publicaciones de carácter informativo que no suscitan interacción;
    – a los jóvenes no les interesa conectar con la biblioteca o ya no están en Facebook.
    Sin embargo, el bajo nivel de interacción no se puede asumir como parte de la normalidad, sino que es necesario replantearse la dirección que debe tomar la presencia en medios sociales de las bibliotecas e iniciar un diálogo en el ámbito profesional sobre cómo atraer al usuario.
    En primer lugar se hace inevitable reflexionar sobre si se quieren seguir manteniendo perfiles en medios sociales como meros espacios 1.0 para la publicación o dar el salto hacia espacios 2.0 de participación real.
    En segundo lugar es preciso revisar los objetivos de la presencia en Facebook y diseñar estrategias que conduzcan hacia un mayor rendimiento del esfuerzo realizado —no olvidemos que la interacción provoca también un notable incremento en el alcance de las publicaciones- y proponer acciones diferentes, como analizar los gustos de los usuarios, introducir publicaciones más participativas o la creación de espacios temáticos y no institucionales.
    En la actual internet no importa quién seas, sino lo que aportas. El reto de conectar con el usuario y conseguir su participación no es sencillo de acometer, pero se ha demostrado que no es imposible de alcanzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s